martes, 15 de mayo de 2012

Más 15M

Armando B. Ginés
Rebelión
 
Los partidos políticos de la izquierda parlamentaria muestran sus simpatías a medias por el movimiento 15M, mientras los sindicatos mayoritarios ponen la sordina a sus comunicados públicos. Ni unos ni otros están en contra pero tampoco quieren echar flores de modo manifiesto. Muchos se acercan al 15M de tapadillo, a título individual. 
 
El surgimiento del 15M puso en solfa muchos clichés intocables de la transición: la forma de Estado sobrevenida por la dictadura franquista, los límites del sistema consensuado desde arriba y la democracia reducida al pactismo institucional y los votos cautivos ahormados por la ley electoral.
 
No había cauces (sigue sin haberlos) para que el pueblo (la clase que vive de trabajar) pudiera expresar adecuadamente sus inquietudes y capacidades. El pulso vital de la ciudadanía estaba desaparecido desde hacía décadas siguiendo el curso de maneras de hacer política que ya no aportaban ideas originales o renovadas de canalizar la participación del pueblo llano.
 
El 15M tiene mucho de espontáneo, intuitivo, utópico, sin líneas predefinidas claras. Está germinando algo que todavía no tiene nombre.....

1 comentario:

~~Esfera Comunista~~ dijo...

Al 15 M les quedan muchas cosas por mejorar.
No sé qué problema tienen con decir que son de izquierdas. No sé si es que están acomplejados y no quieren reconocerlo o es que son unos cobardes e interesados.